steps2

Aunque un trabajador realice actividades especiales en solitario tales como mantenimiento, vigilancia, trabajo nocturno o cualquier otra, la empresa siempre debe garantizar la atención en caso de accidente. Para ello existen las soluciones “Hombre muerto”.

Sin embargo, raramente se tiene la percepción de que cualquiera en su actividad cotidiana también realiza actividades en solitario o puede quedar desatendido por culpa de ruido, mala visibilidad, aislamiento o simple casualidad. Así mismo, tampoco está previsto en la mayoría de las evaluaciones de riesgo. Por el contrario, anualmente se producen cientos de miles de accidentes donde puede coincidir el accidente con la situación solitaria.

Si coincide un accidente mientras el profesional está solo o desatendido, el grado de gravedad fácilmente se incrementa, al no disponer de asistencia. Al estar indefenso, el incidente fácilmente escala a accidente y el accidente a muerte. El trabajador está indefenso y, raramente, la evaluación de riesgos contempla la coincidencia de ambos factores que puede tener graves consecuencias provocadas por la propia indefensión.

Imaginemos una plantilla de 100 personas. Si se calcula el promedio de tiempo solitario de toda la plantilla -desde el que está solitario el 5% de su tiempo al que lo está el 90%- y suponemos que el promedio resultante calculado de tiempo solitario es del 15%, esto significa que, en todo momento, existe un promedio de 15 personas del total de la plantilla que están indefensas. No únicamente la persona de mantenimiento o el vigilante, como erróneamente creíamos. Además, es un riesgo flotante que afecta a todos.

Afortunadamente, la tecnología puntera de Ecommunicator permite cubrir la necesidad de atención frente a accidentes de toda la plantilla. A un coste radicalmente menor comparado con los sistemas tradicionales y, además, con muchas más prestaciones, simplicidad de uso y precisión. Estamos, claramente, ante una tecnología disruptiva que permite extender la seguridad a muchos.

Hoy en día, el uso de los dispositivos móviles está cada vez más arraigado en la sociedad. Y las aplicaciones para ellos diseñadas abarcan todos los ámbitos de la vida, incluidos los relacionados con el trabajo. ¿Quién no tiene un Smartphone hoy en día? En el terreno laboral, en general, un smartphone puede ser un gran aliado, tanto para la gestión y operación como protegiendo la seguridad y salud de las personas. Por ello, con una simple implantación de Ecommunicator, se cuenta con una solución de bolsillo que actúa automáticamente y de forma instantánea ante cualquier necesidad de salud o accidente.

Con Ecommunicator cualquier trabajador dispone de una rápida respuesta frente a cualquier incidente ya que el sistema identifica automáticamente la situación de peligro y solicita ayuda. El sistema filtra las falsas alarmas y la alerta se activa automáticamente, efectuando llamada telefónica, envío de SMS y/o email con la posición GPS del trabajador accidentado a los contactos definidos, al mismo tiempo que activa una alarma sonora a máximo volumen.

Tranquilidad para el equipo de Prevención de Riesgos Laborales

Gracias a Ecommunicator, los profesionales de Prevención de Riesgos Laborales disponen de una potente herramienta de seguridad pasiva a su servicio con referencia a la NTP 344, garantizando el cumplimiento reglamentario al atender a los profesionales accidentados de forma automática, reduciendo radicalmente el tiempo de respuesta, minimizando las consecuencias o simplificando y haciendo más robustos los planes de emergencia al mismo tiempo que permite el registro de los hechos en un único aparato que está en cualquier bolsillo. Una solución de muy fácil operación, intuitiva y sin curva de aprendizaje.

Comprueba como la tecnología te permite planificar y reducir el impacto de lo inevitable.

 

PRUEBA AQUÍ ECOMMUNICATOR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *